TALLERES / LA JUVENTUD

17Ago15

20150611_103422Como es de público conocimiento, la empresa Cidesol fue citada por la Comisión de Legislación del Trabajo de Diputados y allí dio su versión, que es una sarta de mentiras y tergiversaciones, y que está difundiendo públicamente desde hace varias semanas. Asimismo han aumentado las amenazas al SAG al que tildan de “sindicato fascista”.

Nada de esto hará retroceder al Sindicato y al día siguiente a la propagación de la versión de la empresa, se salió a colgar columneras en los alrededores de Cidesol y se pintó un muro en Magallanes y Madrid. La semana siguiente nos taparon dos muros por lo que este conflicto no solo se mantiene en todos sus términos sino tiende a profundizarse.

La Com. de Propaganda sigue planificando nuevas jornada de denuncia también para el mes de agosto.

También se elaboró una carta dirigida a todos los Sindicatos para que renueven el apoyo a las acciones que se desplegen en pos del cese de la represión antisindical en Cidesol.

También se le planteará al Ejecutivo de ADEOM la posibilidad de hacer menciones, en la audición de los sábados, sobre el reintegro de Loreley.

CARTA ENVIADA A TODOS LOS SINDICATOS

Cros. de ……………………..

Como seguramente están enterados, el pasado 27 de abril, la Imprenta CIDESOL, propiedad del Movimiento 26 de marzo, donde se edita el Diario La Juventud además de muchísimos otros impresos; despidió a la compañera Loreley Corbo, delegada de la Comisión Interna del SAG en ese taller y actual Vice Presidenta de nuestro Sindicato.

El despido, que se produjo luego de un incidente dentro del taller entre nuestra compañera y personal de confianza de la empresa; fue el corolario de una serie de provocaciones que se venían dando desde mucho tiempo antes.

Todos los intentos de revertir este despido, tanto a través de gestiones de la Comisión Interna en primer lugar, como del SAG posteriormente en el ámbito del MTSS fueron en vano, por lo que se interpuso un recurso de amparo para reintegrar a la compañera a su puesto de trabajo.

Junto con el reclamo a nivel jurídico, desplegamos toda una serie de acciones de denuncia pública en las plazas y en varias marchas (columneras, pasacalles, muros, volanteadas) incluyendo dos concentraciones en la puerta del taller.

Finalmente, luego de perder el juicio en primera instancia, el tribunal de apelaciones nos dio la razón el 3 de junio y comunicó a la empresa que debía reintegrarla.

El lunes 4 de junio, día que nuestra compañera debía volver a su trabajo, la empresa cerró el taller y comunicó a los otros afiliados que no la reintegrarían.

Posteriormente la empresa apeló a la suprema corte de justicia y hoy estamos a la espera de esa resolución.

Nuestro Sindicato vuelve a apelar a las Organizaciones hermanas, como lo ha hecho a lo largo de este conflicto, para que acompañen nuestra lucha de la forma que los compañeros crean conveniente.

Creemos que eso puede contribuir a presionar a la empresa para que reintegre a la compañera y cese con la represión antisindical dentro del taller.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: