TALLERES / Imprimex es Guantánamo

28Abr15

imprimex

¿Por qué Imprimex es la cárcel de Guantánamo? Esta es la historia. . .

 El 9 de octubre de 2008 la empresa presentó un convenio al personal que no fue avalado por el Sindicato, por lo  tanto, el delegado sindical no lo firmó y es ahí que los dueños, los Sres. Rey, comenzaron con las represalias.

 En medio de una difícil situación, el compañero delegado hizo un informe sobre lo que estaba pasando en el taller, que luego salió como artículo en el Boletín del Sindicato. Eso parece que enojó mucho a los Rey y es así que prácticamente lo sacaron del taller, ubicándolo detrás de una máquina, donde nadie lo veía para evitar contactos con el personal. Si esto no es represión anti sindical que nombre le ponemos.

Pero esto no termina ahí, al compañero para trabajar, le pusieron una guillotina china que marcha a 220, lo cual daba lugar a que, de las 8 horas de trabajo, trabajara solamente 4 o 5 hs. Con el tiempo, fueron bajando las horas para luego, desde octubre del año pasado hasta la fecha, quedar totalmente sin trabajo alguno. Ocho horas sin hacer nada, ocho horas eternas, algo así como estar en una cárcel bajo tortura sicológica diariamente,  una Guantánamo Made in Uruguay para “castigar” a los trabajadores que defienden sus derechos a través del Sindicato. Y como todo esto era poco, la patronal ventilaba por todo el taller cuántas horas sindicales y cuando las utilizaba el compañero, por supuesto para su militancia y su responsabilidad en la dirección eso sí no lo decían, cómo un abuso con la intención de desprestigiarlo.

Mirándolo desde otro lado parece que a los Rey les sobra tanta plata que han podido tener a un operario de categoría 10, sin producir durante toda la jornada laboral, mes a mes,  año a año.

Importa también señalar cómo repercute todo esto en el personal de la imprenta. Fundamentalmente crea miedo y desconfianza, y ambas se presentan de distinta manera. La patronal tiene el poder, ellos pueden hacer lo que quieran, los trabajadores están limitados y el tema del despido está siempre presente y, en este caso, al compañero delegado no lo han despedido, más allá de lo problemas que puede acarrear actualmente un despido a un dirigente sindical,  justamente para que día a día tengan presente todo lo que puede la patronal y para que tengan presente que “sindicato” quiere decir “represalia”, entonces lo que eligen es meter violín en bolsa y seguir calladitos, lejos del compañero “aislado”, porque la contaminación puede traer serios problemas.

Pero lo trabajadores de Imprimex deberían tener en cuenta, algunos no saben y otros no se acuerdan, que hace unos años, este taller era uno de los que tenía más afiliados, los que siempre acataban los paros, los que iban a las asambleas, los que hacían presencia en todas las movilizaciones.  Con esta historia y con el buen número de trabajadores existente, habría que empezar a mirar la realidad de otra manera, a pensar y a debatir cómo se podría llegar a tener, nuevamente, un sindicato fuerte con una Comisión Interna atenta a toda acción contra los derechos de los trabajadores. En esa nueva realidad el Sr. Martin Rey, aunque lo siga creyendo, ya no podría ser el intocable y poderoso patrón que hace y deshace todo lo que se le da la gana, va a tener que aprender a escuchar y a tener en cuenta, antes de actuar, que hay algo que se llama Derecho Laboral donde dice que todo trabajador tiene derecho a afiliarse al sindicato correspondiente a su sector y algo más que tiene que ver con los Derechos Humanos, por sobre todas las cosas el respeto al ser humano.

 

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: