TALLERES / Draft

26Feb11

En la edición anterior comentamos el accidente sufrido por una compañera en esta imprenta y las falsedades de la denuncia de accidente realizada por la empresa, tanto en lo relativo a los hechos como al salario de la misma. Debido a las denuncias del sindicato y una marcación cuerpo a cuerpo por parte de la IGTSS que inspeccionó semana a semana a la empresa durante meses, las cosas han empezado a regularizarse y la relación obrero patronal ha mejorado. Pero se abrió un nuevo capítulo. El capítulo: “Banco de Seguros del Estado”. La atención sanitaria por un accidente así como el cobro del subsidio por accidente, son derechos. Puede ser que haya cosas que compliquen su ejercicio, como una denuncia falsa por parte de una empresa.Pero no puede ser que pasados 7 meses, la accidentada no haya podido ejercer plenamente los mismos. El 16 de Julio la compañera cobró el subsidio por accidente y descubrió que la plata era menos de la debida. Con fecha 23 de Julio el SAG presentó una denuncia ante el BSE por este hecho y otros que tenían que ver con el accidente. Más o menos por Octubre –o sea, 3 meses después– la compañera es citada a declarar en relación a nuestra denuncia. El 11 de Noviembre llega al SAG una carta del BSE no sabemos firmada por quién –porque no existe aclaración del garabato que viene en ella– donde se informa que fueron confirmados los hechos que denunciamos. Y se agrega que se procederá “oportunamente a los ajustes de capitales si correspondiese”, en referencia al subsidio cobrado por ella. Pero nada en concreto sobre cuándo ni cómo esto tendría lugar.

En medio de esto, siguiendo una indicación recibida en el BSE, la compañera le solicitó a la empresa que le pagara aquello que no cobró de subsidio, por haber informado al BSE un salario menor del que tenía. La respuesta que recibió de Draft a instancias del estudio contable, fue que no le correspondía a la empresa hacer eso, sino al propio BSE. Consultada la abogada del sindicato al respecto, ratificó que era el BSE quien le debe pagar el faltante del subsidio y que aparte el BSE arreglará sus cuentas con la empresa, multándola o de la forma que sea. Fue ahí que el 5 de Enero la compañera fue al BSE y luego de recorrer innumerables ventanillas, logró que la Gerencia del Dpto. de Accidentes le tomara la carta del SAG donde se demandaba el subsidio no cobrado. A la semana siguiente la compañera llamó y le respondieron que el asunto estaba a estudio. A la semana siguiente volvió a llamar y le dijeron que la funcionaria a cargo estaba de licencia y que lo mejor era que recién llamara luego del 1 de Febrero. ¡Qué paciencia que tenemos los obreros!… Como ser rigurosos con los plazos no da resultado, la compañera dejó pasar un día más y llamó el 2 de Febrero. Ahí le dijeron que llamara la semana siguiente porque el expediente “estaba en archivo”. El 8 de Febrero volvió a llamar y le pidieron que lo hiciera 5 minutos después. Lo hizo tal como le indicaron y ahí le dijeron que llamara 30 minutos después, porque el expediente “estaba en archivo”. En ese momento se terminó su paciencia y la del sindicato, no volviendo a llamar. El Consejo Directivo entiende que son otras las acciones que ahora hay que emprender con el BSE y sus Directores.

__________

NOTA. Artículo incluido en el número de Set/2010 – Feb/2011 de “El Obrero Gráfico”, boletín oficial del Sindicato de Artes Gráficas (SAG/PIT-CNT) fundado en 1920 junto al propio sindicato, de distribución gratuita y que difunde las informaciones y posiciones de los trabajadores gráficos organizados.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: