TALLERES / Ruviplast

02Sep10

Lo que sigue no sólo es un relato de los avatares que han tenido que enfrentar los compañeros y compañeras del sindicato en Ruviplast, sino también una historia más de la rapidez con que el Banco de Previsión Social (BPS) nos quita nuestros derechos, incluso cuando presentamos recibos de sueldo que demuestran que nos descontaron nuestros aportes sociales. Ya había pasado antes, pero se había arreglado. Esta vez la empresa no arreglaba y estábamos todos en la bolsa. Ocurre que una de nosotras quiso sacar un crédito y… “¿cómo que no tengo empleo?”. Eso fue lo que preguntó cuando la empleada de la empresa de crédito le informó que no figuraba en la seguridad social. De ahí corrió hasta el BPS, pidió la historia laboral y hacía dos meses que la empresa no había aportes por ella.Envió mensaje a los compañeros que estaban trabajando, pararon las máquinas, informaron a los demás del SAG, estos a su vez a los compañeros afiliados a la UNTMRA (se trata de una empresa donde se producen envases y donde los mismos se imprimen) y marcharon todos para el BPS. Uno por uno fue constatando el mismo hecho y junto con esto realizando la denuncia respectiva.

A partir de ahí tuvimos una Asamblea de taller con la presencia de compañeros del Consejo Directivo, se hicieron consultas al Equipo de Representación de los Trabajadores en el BPS, se convocó la empresa a DINATRA, denunciamos la situación que enfrentábamos y dimos un ultimátum a la empresa. Tenía dos alternativas: o regularizaba inmediatamente el vertido de las retenciones para la seguridad social y otras instituciones (ANDA, por ejemplo) o dejaba por escrito en Acta de la DINATRA que asumía los costos de todo perjuicio que tuviéramos. Entre la primer audiencia y la segunda se presenta un atraso en el pago de los sueldos, que fue respondido con “Ocupación de las máquinas” por parte de la UNTMRA y con un “Paro Gral. por tiempo indeterminado” por parte del SAG, hasta que se nos pagara.

A las 36 hs. los compañeros y compañeras de ambos sindicatos cobramos nuestro salario, mientras que los carneros y alcahuetes que hay en la parte del plástico seguían en ascuas. Y a las semana la empresa se avino a las condiciones que habíamos puesto para no iniciar acciones judiciales por apropiación indebida de nuestros aportes y demás retenciones. No obstante esto, quedaron dudas para adelante, como las que deja el hecho de que si bien la empresa acordó un plan de pago de deudas con el BPS, dicha deuda es enorme, al tiempo que Ruviplast es la segunda razón social para la cual trabajamos, se nos informó que quizás crearían una tercera y hay deudas aún de la primera. Todo lo cual a gente adulta y con familia, nos crea una sombra de duda sobre qué será de nosotras cuando nos jubilemos.

¿Y por qué? Porque en medio de todo esto perdimos nuestros derechos sociales (el seguro de salud, el seguro de enfermedad, etc.) aún habiendo presentado los recibos de sueldo con los descuentos y denunciado a la empresa. O sea, si la plata no llega al BPS, no importa si te la descontaron y el patrón se la apropió de manera indebida, te quitan los derechos como si nada. Y aunque denuncies el hecho, no te los restituyen, como tampoco te computan para el cálculo jubilatorio esos salarios, si para cuando te jubilas la empresa no volcó esos aportes. ¡Linda seguridad social!

__________

NOTA. Artículo incluido en el número de Jun/Ago de 2010 de “El Obrero Gráfico”, boletín oficial del Sindicato de Artes Gráficas (SAG/PIT-CNT) fundado en 1920 junto al propio sindicato, de distribución gratuita y que difunde las informaciones y posiciones de los trabajadores gráficos organizados.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: