DERECHOS / Cuando al jornalero no se le abona el salario

02sep10

A continuación transcribimos el Informe que la Dra. Isabel Cammarano preparó a solicitud del Consejo Directivo del SAG sobre la situación laboral de los jornaleros cuando se le interrumpe temporalmente el contrato de trabajo y no se le abona el salario. Se ha planteado la situación de varios compañeros y compañeras a quienes que se les ha interrumpido su actividad laboral por uno o más días invocando el empleador que al ser jornaleros no tienen derecho a percibir su salario por dichos días. El contrato de trabajo es en principio en nuestro derecho por tiempo indeterminado, a excepción de los contratos a término o suplentes, revistiendo por ende el trabajador la calidad de permanente, estando a la orden y disposición del empleador todas las jornadas…independientemente de que su modalidad de pago sea como jornalero o como mensual. Conforme el art. 6º del Decreto del 29/X/1957, se considera trabajo efectivo a todo el tiempo en el que un obrero o empleado deja de disponer libremente de su voluntad y está a disposición de su patrono, salvo excepciones expresamente determinadas.

Es así como se conforma el concepto de “estar a la orden” y se fundamenta en que, si el salario es un “forfait”, el patrono debe abonarlo aunque el servicio no se preste por un hecho no imputable al trabajador; el trabajador se obliga a poner a disposición del empleador cierta cantidad de energía de trabajo; pero esta obligación no puede transformarse en la obligación del patrono de utilizar efectivamente dicha energía;, tiene derecho a utilizarla pero no está obligado a ello y si no lo hace esta decisión no puede derivar en perjuicio del trabajador estando por ende obligado a pagar al obrero el salario que hubiera debido percibir ya que si el trabajador no cumplió su obligación fue por hechos imputables al patrono. Debe además tomarse en cuenta el “principio de ajenidad en el riesgo” propio de la disciplina laboral. Así como el trabajador no usufructúa los beneficios económicos de la empresa, no puede tampoco soportar los riesgos, ya que es común que se le diga que no concurra por no haber trabajo para darle. En conclusión, si estamos en presencia de un trabajador permanente (y no, por ejemplo, en presencia de un caso de suplencia y se le cesa porque se reintegró el titular o de un contrato a plazo o a término y el mismo se ha cumplido, o de una suspensión disciplinaria) y se le niega al trabajador el concurrir a desempeñar sus tareas, ya sea por un día o más, debe pues abonársele el jornal por esos días junto con el pago de su salario, independientemente de que sea jornalero o mensual.

__________

NOTA. Artículo incluido en el número de Jun/Ago de 2010 de “El Obrero Gráfico”, boletín oficial del Sindicato de Artes Gráficas (SAG/PIT-CNT) fundado en 1920 junto al propio sindicato, de distribución gratuita y que difunde las informaciones y posiciones de los trabajadores gráficos organizados.

About these ads


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 94 seguidores

%d personas les gusta esto: